Por qué NO utilizar la frecuencia cardíaca como indicador de la intensidad del ejercicio

Generalmente se utiliza la frecuencia cardíaca (FC) como indicador de intensidad del ejercicio (sobre todo en deportes de resistencia) pero como veremos a continuación existen multitud de variables que pueden influir en la respuesta de la misma que nos demuestran que esto no debería ser así

Variabilidad a diario de la Frecuencia Cardíaca:

Aunque la fiabilidad de los test de frecuencia cardíaca es alta, pequeñas variaciones de un día para otro son normales (de 1-3%). Hasta en situaciones de estudio controladas, cambios en la FC de 1-6 latidos/minutos ante una misma intensidad son normales. Por este motivo, normalmente se recomiendan intervalos de FC (con un margen de 10-15 latidos/minuto) para entrenar.

Estado de forma:

Algo sabido por todos es que tras un adecuado entrenamiento de resistencia, se producen descensos tanto de la FC en reposo como de la FC durante el ejercicio. Diferentes estudios han demostrado un descenso de hasta 10 pulsaciones/minuto en reposo tras varias semanas de entrenamiento. Además según Pollock, el descenso de la FC durante el ejercicios es mayor al observado en la FC de reposo.

Drift cardiovascular:

Este fenómeno fisiológico consiste en un aumento progresivo de la frecuencia cardíaca a lo largo del tiempo (de 20 a 60 minutos) a pesar de mantener una intensidad absoluta constante durante el ejercicio. Es interpretado como un mecanismo de compensación de la FC cuando el organismo no es capaz de mantener un estado de homeostasis (equilibrio) durante el ejercicio prolongado.

Diferentes autores han encontrado incrementos de hasta 20 pulsaciones/minuto tras un ejercicio de intensidad moderada o severa, así como un descenso de la potencia. Aunque no se sabe con total seguridad que es lo que produce el Drift Cardiovascular, se cree que es debido a la progresiva deshidratación e incremento de la temperatura corporal como veremos más adelante.


Deshidratación:

Se ha observado que en un estado de deshidratación el volumen sistólico (cantidad de sangre que bombea el corazón por contracción) disminuye y la frecuencia cardíaca aumenta. Además, el incremento de FC está correlacionado con el grado de deshidratación. Así, Montain&Coyle observaron que por cada 1% de masa corporal perdida por deshidratación la FC se incrementaba en 7 latidos/minuto.

grafica

Factores ambientales:

La temperatura ambiental, tanto frío como calor, también ejerce una gran influencia sobre la frecuencia cardiaca. Así vemos como en situaciones de altas temperaturas los mecanismos de pérdida de calor del organismo son menos eficientes y por lo tanto la temperatura corporal se incrementará, aumentando de la misma manera la FC hasta en 10-12 latidos/minuto. También la altitud provoca incrementos del 10-20% (depende de la altitud), además de una reducción de la frecuencia cardíaca máxima.

Ritmos Circadianos:

Se tratan de diferentes variaciones biológicas, relacionadas entre otras variables con la segregación de hormonas y también (como no) en cambios en la frecuencia cardíaca. Así, vemos como la FC puede ser alterada por factores como el sueño, la actividad física realizada, la ingestión de alimentos y hasta la postura. Además también se ha observado que la hora influye, consiguiendo así valores más altos para la FC en reposo a las 15 h.

Situación de competición:

Se han observado valores más elevados de la frecuencia cardíaca (hasta 20 latidos/minuto) durante la competición que durante el entrenamiento, probablemente provocada por una estimulación simpática. Si a la hora de competir nos guiásemos por la FC conseguiríamos una marca inferior a la de nuestros entrenamientos al ir a una menor velocidad.

Otros factores:

Además de todos estos factores, también influyen en la frecuencia cardiaca el estrés, estado emocional, enfermedad, determinados fármacos, sustancias estimulantes como la cafeína, etc. Motivos más que suficientes como para no utilizarla como una variable a la hora de interpretar la intensidad del ejercicio

Es entrenador personal y director de nuestro centro de entrenamiento, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Es especialista en rendimiento deportivo Máster en Entrenamiento en Alto Rendimiento Deportivo por el Comité Olímpico Español e International Mentorship de Athletes Performance.

6 thoughts on “Por qué NO utilizar la frecuencia cardíaca como indicador de la intensidad del ejercicio

  1. Hola Juan.

    ¿Tiene algún sentido medir la frecuencia cardiaca durante un entrenamiento con pesas? Ya sea tipo circuito, o de fuerza.

    Mi pulsometro mide las calorías por la frecuencia cardiaca y me gustaría saber la fiabilidad de esta función en mi entrenamiento en el gimnaso.

    1. Hola Raul,

      Personalmente no lo utilizaría ni para controlar la intensidad al igual que explico en el artículo (aunque tenga algo más de aplicación a resistencia hay muchas variables que influyen en cualquier tipo de actividad física) ni para calcular el gasto calórico. En el consumo de calorías durante el ejercicio influyen muchas más variables que las pulsaciones como para poder calcular el gasto de esta manera. Es mucho más complejo.

      Además, un dato que personalmente me parece mucho más relevante e imposible de calcular, es el EPOC (Excess post oxygen consumption) o también efecto térmico residual. Esto no es más que un mayor consumo energético durante las horas posteriores al ejercicio, dependiente principalmente, de la intensidad del ejercicio. Pongamos un ejemplo, durante un entrenamiento tipo HIIT, que puede ser realizado en menos de 10 minutos, el gasto energético sería muy inferior al de 30 minutos de carrera continua. Pero si calculásemos el total de energía consumida en 24-48 horas, ten por seguro que el gasto total en el entrenamiento tipo HIIT es mayor.

  2. Entonces, ¿qué variable utilizarías para monitorizar y
    regular la intensidad del ejercicio de resistencia?
    ¿el error se puede reducir usando la FC de reserva?
    ¿ Es preferible usar la VAM o la escala de BORG?

  3. Hola Juan soy Carlos, sobre el tema que planteas tienes alguna referencia bibliográfica o artículo científico, te pregunto para informarme más del tema. Saludos

    1. Hola, Carlos. Claro, hay mucha bibliografía al respecto. No tengo ahora mismo a mano los estudios que utilicé porque el post es bastante antiguo pero si buscas sobre variabilidad de frecuencia cardíaca encontrarás bastante. También creo recordar que hay una web cuyo único fin era el de aportar estudios sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *